Moda sustentable

Diseño de moda sustentable para reinventar en este tiempo

mayo 20, 2020 1 Por admin
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

El diseño de moda sustentable son Proyectos populares que usan y aprovechan los elementos naturales

En este tiempo desde la obtención de la materia prima hasta las manos del cliente. Hablamos de la filosofía y cosmovisión de los recientes proyectos de todo el mundo de la tendencia que trabajan con la conciencia ecológica y popular. 

Cuál es la consideración del consumo responsable y en qué se basa esta inclinación.

Por medio de la difusión, el reconocimiento y el precaución, la Organización Moda Sostenible Argentina busca acompañar a nuevos negociantes y diseñadores que estén apasionados en la materia Por María Alvarado  En diálogo con Infobae la artista plástica, emprendedora enfocada en diseño sustentable, Alejandra Gougy, abrió el debate: «La sostenibilidad no es una inclinación, es una manera de vivir y de ver las cosas, donde se ponen en juego varias cosas. 

Diseño de moda sustentable para reinventar en este tiempo 1

Supone ser responsable y consciente del inconveniente que la tendencia puede llevar a cabo en el presente y en las generaciones futuras». 

Para Gougy, la tendencia sostenible se apoya en tres ejes con triple encontronazo en lo ambiental, popular y barato. «Es considerable en este tiempo que vivimos, que la tendencia sea sustentable porque generamos mucha contaminación. Es una situación del planeta, y creer que esto es un trabajo de otros es un error. 

Todos tenemos que asumir el compromiso 

De lo que hacemos. Lo que uno hace perjudica a todos», afirmó.  Bajo este pensamiento, la emprendedora desarrolló Cosecha Vintage, donde diseña sacos tapados, vestidos, bufandas, tocados y pantuflas. Todos sus productos son confeccionados con scrap de tela de medias de nylon y de diferentes descartes industriales.

Desde sus producciones busca comunicar valores como la sostenibilidad, la solidaridad, y la espiritualidad. «Es una marca 100% sostenible porque todo está llevado a cabo con scrap y fibras naturales. Hasta el packaging está compuesto por media. En esta novedosa etapa lancé ‘Remolonas, pantuflas con alma’ llevadas a cabo por cooperativas y 100% sostenibles», detalló.

La ANSOAR 

Apoya y difunde el trabajo de moda sustentable de nuevos desarrolladores por medio de convocatorias abiertas para impulsar el potencial creativo de los diseñadores del país (Rey Daniel) Gougy, quien además preside la Organización Moda Sostenible Argentina, que trabaja sobre este nuevo pensamiento de la sostenibilidad, busca cambiar la mirada: «La basura no existe. 

sustentable
Sustentable

Es el comienzo de una exclusiva vida. 

Hablamos de vestirse con prendas con alma, con historia porque los scrap, los descartes, tienen su propia historia».  Mona es otro emprendimiento que crea productos durables y funcionales que empoderan a la mujer e inspiran un estilo de vida más sustentable. 

La marca confecciona ropa deportiva y trajes de baño con materiales reciclados como redes de pesca y botellas plásticas. Andrea Picasso, su creadora, detalló su modo de trabajo: «Desde las materias primas que elegimos hasta la distribución de nuestros productos, todas las elecciones se llevan a cabo sabiendo la multitud y el planeta entero. 

Usamos materia prima 

Obtenida de materiales reciclados. Buscamos achicar la contaminación de nuestra tierra y mares, la utilización desmedido de agua en producción y enormes emisiones de gases perjudiciales a nuestra atmósfera».   

Para la emprendedora argentina que vive en Santa Teresa, Costa Rica, la tendencia sustentable supone una compromiso popular y ambiental en cada instancia de la cadena de producción. «Esto -continuó Picasso- tiene dentro ser conscientes de todos los materiales que usamos para crear prendas, de dónde vienen, cómo afectan al medio ambiente y a la gente, y cómo tenemos la posibilidad de devolver a la naturaleza lo que estas materias primas nos brindan».  

Andrea Picasso 

Desarrolló la marca de ropa deportiva y de playa Mona.

Todas las elecciones, desde la búsqueda de materia prima hasta que llega a manos del cliente, son tomadas con compromiso ecológico y popular Andrea Picasso desarrolló la marca de ropa deportiva y de playa “Mona”. Picasso coincide con que esta ética de trabajo no tiene que ver con una inclinación, sino del exclusivo sendero para inspirar a otros y a toda la industria textil para ir hacia un futuro más sostenible.

«Esto implica ser causantes con todas la gente que pertenecen a la producción, recompensar el trabajo local para achicar el encontronazo ambiental, remunerar responsablemente el trabajo, y relacionarnos y ayudar con distribuidores que compartan estos mismos valores y se comprometan con la causa del emprendimiento. 

Cuanto más consciencia hay en el planeta.

Una gran proporción de gente se atrae en estos productos, en apoyar la meta detrás de estas empresas y en ser parte de su red social».   Desde Tucumán, Rocío Luz Arredondo se suma al debate: «Este cambio de pensamiento busca, además, concientizar sobre el consumo insignificante de las tendencias cambiantes, preguntarnos sobre la trazabilidad de nuestras prendas e notificarnos más sobre el origen de nuestros textiles, entender de dónde vienen y a dónde van cuando por el momento no las deseamos más».

Diseño de moda sustentable para reinventar en este tiempo 2

La sustentabilidad en el diseño de indumentaria 

Busca eliminar los ciclos lineales de consumo y crear un sistema circular, donde nada se pierde y todo se transforma. La joven emprendedora es la creadora de The 2nd Project que nace desde la conciencia de las problemáticas suscitadas cerca del consumo masivo y sin mesura, de los residuos rígidos textiles y los desechos de la industria de la tendencia.  Rocío Luz Arredondo es la creadora de The 2nd Project. 

Desde ahí apoya el consumo responsable. Su trabajo radica en la curaduría y diseño renovado de prendas vintage y retro para que vuelvan al mercado «Mi trabajo radica en la curaduría y diseño de moda sustentable renovado de prendas vintage y retro. La selección de las prendas se hace por medio de una búsqueda intensa en diferentes sitios, muy lejos unos de otros.

Las prendas son revalorizadas y de nuevo cuidadas. 

Para re insertarse en el mercado», señaló. Su propósito se apoya en fomentar la conciencia del cliente sobre el protección del medio ambiente. Arredondo detalló que, así, se apoya la circularidad en los ciclos de las prendas sin la obligación de consumir novedosas materias primas y elementos naturales, y se extiende la vida de las mismas.  

Su público son mujeres de 18 años en adelante y el emprendimiento apunta a la diversidad de hombres y mujeres, de diferentes cuerpos y edades. «Además, se enfoca en un estilo atemporal y definido. La estética vuela muy lejos de lo que está popular, se intenta vincular al usuario con la historia y el porqué de las prendas». 

La joven, quien busca hacer conciencia sobre el encontronazo de la industria de la tendencia ligera en nuestro mundo, finalizó: «El consumo desmedido nos puede conducir a la falta de indispensables elementos naturales y ecosistemas. Es considerable poder traer al consciente nuestros actos y sus secuelas. 

Es dependiente de nosotros.

Los individuos, asistir o cambiar nuestro destino».  Adriana Marina es otra de las mujeres que trabajan en el sendero de la tendencia sostenible. Este año recibió el premio ICBC Comercio Exterior por su marca de ropa Animaná y estuvo que se encuentra en el Foro de Moda Ética Latinoamericana de la ONU en Nueva York con otros dirigentes de la industria de la tendencia sustentable. «Para comentar de sustentabilidad en la tendencia debemos comentar de cambio sistémico, de cambiar 100% nuestra forma de consumo y producción hacia modelos que estén al servicio del hombre y fortalezcan el medio ambiente y los ecosistemas», piensa.  

Animaná, es otra compañía de triple encontronazo.

Que trabaja bajo principios holísticos, con fibras naturales y artesanos Además de Animaná, fundó Realizado por Nosotros, una ONG sin ánimo de lucrar con el estatus consultivo ECOSOC ONU. La organización apoya la sustentabilidad en el planeta de la tendencia, por medio del diseño como utilidad de desarrollo sostenible. Con el acompañamiento de entidades de todo el mundo, tiene un fuerte enfoque en proyectos de exploración y educación, para abarcar mejor los inconvenientes de la industria de la tendencia y hallar soluciones integrales.

  «Nuestro propósito difícil de cumplir radica en promover las redes colaborativas con utilidades tecnológicas que permitan la transparencia de las cadenas productivas con el cliente.  Sintetizando, el objetivo de nuestro trabajo es que Latino américa sea una satisfacción opción viva y real a los inconvenientes de la industria textil y de la tendencia», detalló Marina. 

Y ejemplificar: «Se puede suponer como un pasaporte para cada producto que brinde a los clientes toda la información que se requiere para tomar elecciones y de esta forma escoger un mundo más accesible y armonioso con la gente, el medio ambiente, la biodiversidad y la civilización».  

Su compañía de triple encontronazo trabaja bajo principios holísticos, con  fibras naturales y artesanos. La experta enseña que su público lo constituyen personas que buscan productos únicos, de calidad y que no pasan popular, «productos que todos los años consigue más valor, visten los hogares y dan  confort para la vida día tras día».  En Lenguas Wear se usa la madera de árboles muertos para la construcción de relojes Lengas Wear es otro emprendimiento desarrollado bajo los principios sustentables. 

La marca fabrica relojes pulsera de manera artesanal y con materia prima.

De descarte que procede de la madera de árboles muertos. Juan Chaer, su cofundador, detalló: «Usamos la madera de los emblemáticos árboles de Lenga que decoran las laderas de las montañas con sus intensos tonos rojizos en el sur del país».  

Además de la materia prima de descarte, refuerzan su condición de sustentables en una acción de pos-venta. «En grupo con ReforestAr restauramos superficies degradadas de la Patagonia. Esta fundación, a la que le donamos un porcentaje de cada venta de reloj, es la responsable de plantar especies nativas de árboles». 

Sobre la consideración de la tendencia sustentable reflexiona:

 «Surge la necesidad de operar y producir dentro de un pensamiento nuevo. Se busca ir hacia un consumo más responsable de materia prima y medios de producción limpios».  

El joven emprendedor 

Tuvo en cuenta que la mayor parte de los proyectos sostenibles nacen de los más jóvenes: «Hay varios proyectos emergentes de las generaciones de millennials y centennials. Algunos proyectos adoptan un sistema de compensación por el encontronazo que comprometen sus operaciones; otros encuentran la forma de operar, desde un inicio, con escenarios mínimos de emisión de carbono y uso de elementos accesibles. 

Quienes lideran este interés en las compañías de ‘triple impacto’.

Son los más adolescentes, sin lugar a dudas. Me agrada creer que cada novedosa generación que aparece en este contexto ya trae el ‘chip’ que los inclina a suponer más en relación a sostenibilidad».  Lucila Fernández Díaz es otra emprendedora joven que tomó la decisión de llevar a cabo su aporte y contribuir a tomar conciencia.

 «Se trata de escoger la ropa sabiendo su valor real: cuántos elementos naturales se usaron o dañaron y en qué condiciones sociales fue llevada a cabo, si la persona que cosió tu ropa recibió un pago justo y se cumplen sus derechos como trabajador. No pienso que sea una inclinación, sino una necesidad», avisó.  

Diseño de moda sustentable para reinventar en este tiempo 3

Su emprendimiento, es simple: vende ropa con dueño previo además popular como «usada».

Aunque haya estado colgada en un ropero desde que se realizó. «Todos entendemos qué es una feria de américa, pero no entendemos cuántos son sus provecho. Si te cuentan que para llevar a cabo un jean se gastaron bastante más de 7 mil litros de agua será lógico suponer que debe ser utilizado lo más alto viable.

Livia Firth se encuentra dentro de las superiores promotoras de la tendencia sustentable. 

Y tiene una cita que la sintetiza muy bien: ‘Llámalo ecofashion, pero pienso que es sentido común'».  «Acumulamos ropa que no utilizamos ni vamos a utilizar. Esa prenda puede ser algo que otro busca. Recirculando se satisface la ‘necesidad’ de adquisición, se evitan aumentos en el consumo del fast fashion y se ahorran dinero y elementos. Hay pruebas suficientes de que si seguimos realizando las cosas como las hacemos el medio ambiente será irrecuperable, es ciencia pura», llegó a la conclusión.