Las mejores mascarilla para el cuidado de piel de la cara 1

Las mejores mascarilla para el cuidado de piel de la cara

noviembre 16, 2019 0 Por fanzf

Mascarillas para el cuidado especial de la piel de la cara

La cara es nuestra carta de exhibición, y el misterio para que la complexión destaque no estriba en tener proporciones perfectas o utilizar bastante maquillaje. Todo lo opuesto, hay que buscar nutrir, asegurar y balancear la piel para que se vea radiante, juvenil y sana y esto se consigue con las máscaras hogareñas para la cara, que te van a dar la posibilidad de actualizar tu cara.

Las mejores mascarilla para el cuidado de piel de la cara 2

No es requisito invertir una chiquita fortuna para lograr que el cutis sea sano, ya que puedes explotar las máscaras distintas que hay, como las máscaras para el cabello, para la cara, para el acné, por ejemplo máscaras hogareñas que puedes explotar en busca de tu hermosura y la salud de la piel de tu rostro. Los especiales elementos están almacenados en tu alacena. Descúbrelos con estas recetas para máscaras hogareñas.

Conociendo tu piel para entender qué mascarilla casera es la ideal

Primero lava tu cara con un jabón despacio. Puedes usar jabón de glicerina o algún limpiador en espuma principalmente formulado para la piel de tu rostro. Descarta algún resto de maquillaje. Seca con suavidad, sin frotar ni llevar a cabo presión, usando un paño despacio y espera una hora. No toques tu cara. Después de esto, párate frente a un espejo con buena iluminación. Toma un pañuelo de papel y presiona delicadamente sobre tu cutis. Siente tu rostro. Si sientes la piel despacio, sin afecciones ni nada, y al pasar el pañuelo de papel se ve limpio y seco; posiblemente poseas piel habitual.

Si sientes la piel tirante, observas zonas descamadas y enrojecidas y el pañuelo de papel está limpio, tienes piel seca. Pero si por lo opuesto, el papel se ve aceitoso al pasarlo por tu cara y tienes propensión al acné, tienes piel grasa. Suponiendo que sientas la cara seco o habitual en varias partes, pero al pasar el pañuelo de papel por la nariz, barbilla y frente se llena de grasa, tienes la piel mezclada. Esta clase de piel frecuenta tener propensión al acné hormonal.

Además tienes que tener presente los inconvenientes que quieres agredir con estas mascarillas: puntos negros, espinillas, acné quístico, enrojecimientos, etc. De igual modo, si tuviste reacciones alérgicas a algunos cosméticos, sin importar si fueron bases, sombras, labiales, jabones o limpiadores; esto puede señalar alergia a algún ingrediente en especial y tienes que tener precaución con lo que colocas sobre tu piel. Ten en cuenta que tu rostro es todavía más especial.

Antes de utilizar algún mascarilla casera

Solamente escojas la receta de la mascarilla casera que se ajuste a tus pretenciones, es considerable que hagas una prueba antes de aplicarla sobre tu cara. El punto donde aplicarás una chiquita cantidad dependerá de lo que quieres entender. Suponiendo que no estés segura de si alguna mascarilla casera te sentará bien, prueba primero en el brazo. Después de esto, tendrás la posibilidad de pasar a otras zonas más cercanas a tu cara.

Las mejores mascarilla para el cuidado de piel de la cara 3

Si tienes ganas de saber si eres alérgica, aplícala detrás de la oreja. Si quieres evaluar si irritará tu piel, prueba en un reducido punto sobre la región que consideres sensible. Suponiendo que desees comprender si un ingrediente tapará tus poros o va a empeorar tu acné, prueba una cantidad mínima en la región donde sueles tener brotes. En todos las situaciones, espera numerosas horas para estar seguro que no correrás ningún peligro. No sobra hacerte acordar que si eres alérgica a algún alimento, no tienes que utilizarlo como ingrediente para tu mascarilla.

Lo que tienes que evadir al llevar a cabo máscaras hogareñas

Más allá de que es verdad que tendríamos la posibilidad de llevar a cabo “mascarillas caseras” con algún ingrediente que dispongas en tu alacena, tienes que conocer que varios elementos, aunque sean totalmente naturales, tienen la posibilidad de perjudicar tu piel y tienes que evitarlos a toda costa. Entre otras cosas, hay quienes juran sobre la efectividad del bicarbonato de soda para limpiar o exfoliar el cutis y el vinagre para tonificar; pero esto es contraproducente y arriesgado, como lo demuestran numerosos estudios.

Tónico para la Piel: La Fórmula Secreta Maya

El bicarbonato tiene un PH de 9, por lo cual resulta excesivamente alcalino para la piel que tiene un PH de 4.5 a 5. Por otro lado, el vinagre blanco tiene un PH de 2.4 a 3.4, lo que lo realiza muy ácido. El resultado de utilizar estos elementos es resecar, remover la flora bacteriana benéfica que vive sobre la piel y además te arriesga a padecer una quemadura química que puede dejarte con cicatrices.

El vinagre de sidra de manzana y el limonada tienen que usarse sobre pieles que no sean sensibles y no tengan lesiones. Más allá de que es verdad que el PH de vinagre de manzana es más o menos semejante al de la piel (4,5), en estas situaciones puede irritar la piel. El limón además hace aparición con continuidad, pero su PH es muy ácido (2,4 a 2,6) y puede provocar manchas en la cara si te expones al sol.

máscaras hogareñas tienen que responder de manera directa a tus pretensiones y tipo de piel. En todos las situaciones, es considerable humectar, nutrir y tonificar; pero la intensidad de estas acciones dependerá del tipo de piel. Aunque poseas la piel grasa, necesitas humectar, ya que es viable tener acné y un rostro brillante pero todavía de esta forma puede estar deshidratada.

Las mejores mascarilla para el cuidado de piel de la cara 4

Las superiores máscaras hogareñas

De igual modo, puedes tener brotes de acné sin importar tener piel seca. Esto tiende a suceder cuando usas productos o máscaras que eliminan de manera combativa la barrera de humedad de la piel, o cuando tienen agentes oclusivos (es decir, que tapan tus poros) que aceptan que se acumule la grasa y hacen que se llenen de sebo los poros, produciendo espinillas. La buena novedad es que la mayor parte de las máscaras hogareñas, en contraste con varios elaborados químicos, tienden a ser suaves y delicadas con tu cutis.

Máscaras más utilizadas para la piel seca

Mascarilla de bananas, glicerina y miel

Toma una banana más bien madura y machácala con asistencia de un tenedor. Tiene dentro lentamente dos cucharaditas de miel de abejas natural y dos medidas de cuchara de glicerina líquida (puedes conseguirla en farmacias y tiendas de repostería). Ubica sobre la cara, déjala accionar a lo largo de 20 minutos y lava con agua fría.

Mascarilla de aguacate y aceite de almendras

Usa medio aguacate maduro, tritúralo con un tenedor y añade dos cucharaditas de aceite de almendras. Puedes sustituir el aceite de almendras por aceite mineral (aceite de bebé), ya que es un increíble hidrantante no oclusivo. Aplícala por todo el “rostro” y déjala a lo largo de 20 minutos. Quita con agua no muy caliente.

Mascarilla de aceite de coco y oliva

Mezcla dos medidas de cuchara de aceite de coco plus virgen con una cucharada de aceite de oliva. Esparce sobre la cara y deja descansar por 20 minutos. Quita con agua no muy caliente. Esta mascarilla hidrata y limpia delicadamente los poros.

Máscaras para toda clase de piel

Mascarilla de papaya

Corta una rodaja de papaya (lechosa, fruta bomba), revuelve las semillas y la pulpa. Frota delicadamente la piel de la papaya sobre tu rostro, enfocándote en las líneas cerca de los ojos y la boca. Deja secar a lo largo de 20 minutos y enjuaga con agua templada. Las enzimas de esta fruta asiste para recomponer el inconveniente realizado por el sol, hidrata las líneas de expresión disminuyéndolas y va a hacer que tu cutis se vea radiante

Mascarilla de Aloe vera

Mezcla media cucharada chica de leche de almendras con una cucharada chica de azúcar morocha hasta que el azúcar se disuelva un poco. Añade 4 medidas de cuchara (aproximadamente) de jugo o gel de aloe vera, de ser viable recién cortada de la planta. Esparce sobre tu cara, déjala accionar a lo largo de 15 a 20 minutos y retírala con agua templada y una toalla despacio. Las caracteristicas desinfectantes, antinflamatorias y humectantes del aloe proporcionaran brillo, suavidad y resplandor a tu piel.

Mascarilla de miel y vinagre de manzana

Mezcla dos medidas de cuchara de miel con un cuarto de cucharada chica de vinagre de sidra de manzana. Colócala sobre la piel y deja a lo largo de 20 minutos. Quita con agua no muy caliente y después enjuaga con agua fría. Sanará, hidratás y balanceará el PH de tu piel.

Máscaras para piel grasa

Mascarilla de yogur y vinagre de sidra de manzana

Combina dos medidas de cuchara de yogur natural, sin azúcar ni frutas, con un cuarto de cucharada chica de vinagre de sidra de manzana (no se puede cambiar por vinagre blanco o de vino). Aplica sobre la cara y deja accionar por 20 o 30 minutos. Lava con agua no muy caliente y acaba con un enjuague de agua fría.

Las mejores mascarilla para el cuidado de piel de la cara 5

Mascarilla de sandía

Toma una rodaja de sandía, quita la pulpa y semillas. Sólo debe quedarte la parte blanca adherida a la piel. Presiona la piel sobre la piel de tu rostro y déjala secar a lo largo de 20 minutos. Quita con agua fría. La sandía trabaja como un tónico natural.

Las superiores máscaras para pieles cansadas

Mascarilla de avena

A ½ taza de agua ardiente (no hirviendo) añade 1/3 de taza de avena en hojuelas. Deja descansar y después adiciona dos medidas de cuchara de yogur natural sin azúcar, dos medidas de cuchara de miel y una clara de huevo. Mezcla y esparce sobre tu cara una cubierta delgada. Déjala a lo largo de 15 minutos y enjuaga con agua fría.

Mascarilla revitalizante de yogur

Mezcla una cucharada de yogur griego con media cucharada chica de jugo de naranja natural y una cucharada de pulpa o gel de aloe vera. Deja la mixtura sobre tu cara a lo largo de 20 minutos y enjuaga con agua no muy caliente.

Mascarilla de te: prepara una infusión de te verde o de camomila, ubica dentro dos rebanadas de pepino y déjala enfriar. Limpia tu rostro como habitúes y después humedece numerosas motas de algodón en la mezcla. Ubica las motas húmedas sobre la cara, introduciendo los párpados, y déjalas a lo largo de 15 minutos. Esta mascarilla tonifica y desinflama.

Máscaras hogareñas para limpiar los poros y remover puntos negros:

Mascarilla de aceites naturales

aunque parezca paradójico, es viable limpiar intensamente la piel y remover los puntos negros usando aceites naturales. El aceite disuelve el sebo solidificado y atrapado en los poros de la piel, que después tendrás la posibilidad de sacar con simplicidad. Para llevar a cabo esta mascarilla, primero tienes que humedecer tu piel con agua no muy caliente y después aplica de manera directa aceite mineral (aceite de niño recién nacido, si no eres alérgica a las fragancias). Puedes combinar con aceite de almendras o jojoba para piel seca, o aceite de cáñamo para pieles grasas. Deja descansar cinco minutos y después masajea a lo largo de dos o tres minutos. Quita con una toalla húmeda en agua no muy caliente.

Las máscaras para exfoliar el rostro:

Mascarilla de aspirinas

El ácido acetilsalicílico (aspirina) es un increíble exfoliante para la piel, pero tienes que evitarla si eres alérgica a esta medicina. Tritura una aspirina infantil y mezcla con tres medidas de cuchara de miel. Esparce sobre la cara y déjala descansar 7 minutos. Quita con agua no muy caliente y un paño despacio, realizando masajes circulares. Enjuaga con agua fría.

Mascarilla de fresas

Muchísimo más despacio que la mascarilla previo, las fresas son fuente natural de ácido salicílico. Tritura tres fresas medianas y mezcla con una cucharada chica de yogur natural. Ubica sobre la cara, deja descansar de 15 a 20 minutos y quita con agua no muy caliente y una toalla despacio.